En la última jornada, a priori la más decisiva, era el propio Pérez-Landaluce quien marcaba el ritmo en la dura subida a Brenes, quedando por delante un grupo de solo seis corredores, entre ellos Landaluce y Alcoba, aunque la aún larga distancia a meta hacía que entrase más gente por detrás y abriese el abanico de candidatos a vencer en la etapa. Aún así, la muestra de fortaleza manifestada por ambos corredores les convirtió en protagonistas de la jornada, permitiéndoles asentar sus puestos en la clasificación general.

Por equipos, se lograba un más que meritorio tercer puesto, muestra de que ya en este primer año de actividad, se ha logrado un conjunto sólido y capaz de medirse a cualquier escuadra del ámbito nacional.

El resto de corredores del equipo, Yago Segovia, Liam Hannan, Vicente Hernáiz y Jaime Velasco finalizaban también la Vuelta al Besaya sin contratiempos, tras haber realizado en las tres etapas una valiosa labor.